cerrar

Contacto

SÓLO TU MIRADA …

Un día , una noche , el  viento y la lluvia me borraron como a un fuego, como a  un poema escrito en un muro, como un nombre escrito en la arena.

Un día, una noche, cuando andaba sin rumbo, como un animal herido, agobiado, aniquilado, exterminado me refugié en tu mirada.

Tu mirada es señera, es un oráculo de siglos venideros, es el vientre materno del cual no debí haber salido. Tu mirada carcome , gatilla, salta al vacío sin nada más que  tu sonrisa Tu mirada se alza imponente y soberbia en mis errabundos territorios  Allí flamea, se agita , allí  enarbola las banderas del desquiciamiento, allí propugna y confabula las revoluciones más sangrientas. Allí tu mirada me  combate frente a frente, establece una lucha letal, tu mirada antropófaga de la mía, aniquiladora de mis pesadillas. Allí  se yergue con soberbia absoluta en el campo de batalla sobre los cadáveres.

Me gusta  cobijarme en el fondo  de tus ojos. Me gusta saltar al vacío y en el viaje sentir la desviación,el vértigo del vuelo, de la pérdida … Me gusta sentir la caricia de tu mirada mientras el mundo se cae a pedazos, pero tú siempre conmigo, en un territorio de nadie, en la nada , en el sinsentido de la existencia humana. Tu mirada como un terreno pantanoso ,en el cual desaparezco,  sin dejar rastro.

Parece ser una daga, un cuchillo filoso que se puede enterrar en una corteza de  acero sin problema alguno. En ella , hay un  nido cálido,  una hoguera con las brasas humeantes, un extraño fulgor que invita a la complicidad. Cuando me cruzo con ellos me estremecen, compruebo la  debilidad de mis muros, la potencia y letalidad de tus armas.  Sin embargo, nada es suficiente: mis castillos son arrasados. No hay otra salida más que rendirse. En una algarabía demoniaca, en una fiesta dionisiaca  mi derrota se convierte en mi  victoria.

Un día , una noche, miro alrededor. Todo arde.

Soy redimido.