cerrar

Contacto

LLamando a los ángeles

Llamando a los ángeles en tierra de nadie. Mis cromosomas esquizofrénicos se  diluyen  en un sucio vaso de alcohol. angelesdelinfierno.gifLlamando a los ángeles mientras el cigarro se derrite entre los dedos y el humo invade tóxicamente  la pieza. Somos un conjunto de pedazos, pedazos de  máscaras, de pieles, de sombras , de mentiras , de náuseas…. Pedazos de pensamientos que vuelan y se estrellan brutalmente en las rígidas paredes de otros pensamientos. Todo está sucediendo y nadie se da cuenta .Las hordas de cíclopes se tomaron el barrio, la “ pobla”, la villa, el condominio, los jardines, los  “mall”, las iglesias, las plazas, los lugares de comida rápida, las alamedas…Los dardos ensangrentados penetran en los pedazos de carnes marchitas y mustias   de los zombis de una manera alucinante. Las bestias gimen, gritan , ríen y se contornean de placer .No saben que esto es pasajero. Al final del día, de la semana, del año  sucumben al dolor. Llamando a los ángeles para sostener el cielo , para sacarnos las espinas del corazón, para derramar nuestra última lágrima en algún último vientre maldito. Llamando a los ángeles No contesta nadie. Están ocupados. Quizás , estén  muertos o embriagados.

Tarabuco

MI  CORAZÓN

Cuando pequeño, extendí los brazos en busca de algo, algo a que apegarme, algo en que creer, en quien creer … y no corazon_rojoencontré nada. Buscaba una rosa púrpura de acero con diamantes de espinas en la mitad del desierto. Tenía una familia , amigos, enemigos…y  el mundo me tendía un engañoso  abrazo. Pero no era feliz. Buscaba algo más. Estaba solo. Desamparado .Nadie lo sabía, solo yo… Pero, en esta búsqueda por aferrarme, por apegarme, a algo descubrí – pese a haber quedado alienado, a la intemperie, bajo la lluvia – algo que no había buscado: a mí mismo. La felicidad no estaba afuera, en el exterior, sino que en mi corazón.

Descubrí que lo que había deseado toda mi vida no era vivir —si se llama vida a lo que otros hacen—, sino expresarme y sentir. Comprendí que nunca había sentido el menor interés por vivir, sino sólo por lo que ahora estoy haciendo, algo paralelo a la vida, que pertenece a ella y al tiempo , pero la sobrepasa. Lo verdadero me interesa poco o nada, tampoco lo real, siquiera; sólo me interesa lo que imagino ser, la asfixia cotidiana para vivir, ese sentimiento de volar lo más lejos posible de aquí . No poder siquiera hoy, tras años de esfuerzo, decir lo que pienso y siento…eso sí que me preocuparía, me irritaría y me sofocaría.

Desde mi infancia, me veo tras la pista de ese espectro, sin disfrutar de nada, sin desear otra cosa que este poder, esta capacidad de decir algo, de mover las estructuras de una fría sociedad..Cuando pequeño ,extendí los brazos en busca de algo. Al final, encontré lo que buscaba: un corazón…  Mi corazón.

(  Tarabuco )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *